4 comentarios

Cómo afrontar el desempleo

Colorear tu mundo cuando el entorno parece oscurowww.bancodeimágenes.com

Colorear tu mundo cuando el entorno parece oscuro
http://www.bancodeimagenesgratis.com

Es necesario intentar ver el lado positivo de las cosas y dar un poco de color a nuestro mundo cuando las cosas no van tan bien como desearíamos. Claro que el paro es una situación dura y dolorosa, pero de una manera u otra se podrá salir en algún momento. Y no lo digo por decir, ni sólo por animar a todos los que están en esta situación, sino que lo digo desde la experiencia de haber pasado por varios despidos. Aunque lo pasé realmente mal, sobre todo al principio, seguí adelante y mantuve la esperanza, además de mantenerme activo y buscar trabajo. Con mucho esfuerzo en otras ocasiones he vuelto a levantarme y conseguir un empleo.

Hace falta mucha autoconfianza, paciencia y perseverancia para buscar ofertas, enviar currículums, rellenar una y otra vez los mismos datos que ya se ponen en el currículum para las solicitudes de empleo de las empresas de consultoría de RRHH y ETT’s, ir a numerosas entrevistas de trabajo y que después no te den una respuesta o te digan que no tienes el perfil adecuado… Y lo del perfil es relativo, porque muchas veces no es que no lo tengas, sino que tienen otro candidato que les encaja mejor o que se ha vendido mejor…

La búsqueda de empleo es una lucha dura pero no hay que desfallecer… Al final, seguro que sale algo y sino, pues tampoco “vamos a pegarnos un tiro” como se suele decir, porque no nos podemos hacer responsables de lo que no está bajo nuestro poder.

De hecho, es una lástima que se tengan tan mal considerados a los parados en nuestra sociedad, cuando la mayoría realmente no están “parados” e inactivos cuando pierden el trabajo anterior, como nos quieren hacer creer algunos. Al contrario, muchas personas desempleadas están mucho más activas que otras personas que tienen un empleo.  Se están dedicando a buscar un nuevo trabajo y esa es una ocupación tan respetable como cualquier otra. De hecho, ocupa toda una jornada laboral o más, y encima se cobra una remuneración mínima con la prestación de desempleo…

Y, Ojo! Que la prestación no es un subsidio! Es el seguro de paro, como quien tiene un seguro del hogar y se da la eventualidad cubierta por la póliza y hace uso del seguro, que para eso lo paga, faltaría más! Pues lógico que si alguien se queda en paro, recurra a su derecho de acogerse al seguro o prestación de desempleo, mientras consigue estabilizar de nuevo su situación laboral.

Creo que si hubiera más conciencia y comprensión social hacia los desempleados, no se darían tantos casos de baja autoestima, angustia y depresiones. Siendo la situación igualmente complicada, el apoyo de nuestro entorno es fundamental, tanto de nuestra familia y amigos como de la sociedad en su conjunto. Y no es por quitar responsabilidad personal a cada uno, pero vivimos en sociedad y el entorno tiene su influencia.

Sobre todo, más vale no dejarse vencer por el miedo, que es una tentación constante y más en una coyuntura económica difícil como es la actual. Conviene mantener la esperanza en un futuro mejor y valorar las cosas positivas que tenemos, disfrutar lo que podamos y “no tirar la toalla”. Luego, dentro de las posibilidades de cada uno, cabe enfocarse en cómo  orientar nuestro futuro profesional hacia la búsqueda de una nueva ocupación laboral.

Anuncios
Deja un comentario

Hablando de felicidad…

La felicidad está en las pequeñas cosas y en disfrutar de los buenos momentos

La felicidad está en las pequeñas cosas y en disfrutar de los buenos momentos

  Ahora que empezamos año nuevo, uno de los propósitos principales que nos podemos fijar es disfrutar de la vida y ser más felices. Al margen de la historia personal de cada uno, siempre hay un resquicio donde cabe un poco de gozo de la vida.   Vamos a ver enseguida cómo podemos construir una vida más dichosa.

Empecemos con la cita del filósofo Friedrich Nietzsche:       

El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices.”

  Tomemos una época que uno considere que fue mayormente feliz. Ahora reflexionemos si realmente todos los momentos de aquella etapa fueron felices. Lo más probable es que no sea así. Nos figuramos que fue una época feliz porque recordamos solo lo bueno. Es posible que también se deba a que sopesando lo que nos pasó, en conjunto el balance fuera positivo.

  Ahora bien, a pesar de los problemas y preocupaciones, uno necesita darse cuenta que muy pocas cosas son realmente importantes en nuestra vida. La mayor parte de veces lo que nos tiene absortos son más bien nimiedades. Así que mejor no permitamos dejar de ser felices la mayor parte del tiempo. Recordemos lo que dijo el escritor Jorge Luis Borges:

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.

  No conviene que nos dejemos llevar por las circunstancias, porque cuando las cosas no van tan bien como esperamos, podemos caer en el desánimo y no aprovechar las cosas buenas que tenemos. El filósofo John Locke alude a crear nuestra felicidad en nuestra mente para no depender exclusivamente de lo que nos pasa, que es algo que no podemos controlar totalmente:

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.

  La felicidad también viene dada por querernos a nosotros mismos tal y como somos en este momento. De hecho, no se concibe que alguien pueda ser feliz si no tiene algo de amor propio.

  Sin embargo, la felicidad también se consigue buscando la mejora personal a través del desarrollo de habilidades, autoconocimiento, comunicación con los demás, etc. La escritora Germaine de Stäel no lo dudaba:

¿Qué es la felicidad sino el desarrollo de nuestras facultades?

  Por esta razón, nuestro bienestar también está influenciado por el desarrollo de nuestros talentos y sentirnos realizados personal y profesionalmente.En este sentido, cobra gran importancia que tengamos una visión y una misión en nuestra vida. Encontremos pues un sentido a nuestra vida, un motivo por el que vivir, y orientémonos siguiendo un rumbo acorde con él. Es fundamental saber por dónde vamos y saberse en el camino. Así lo alude Jorge Bucay:

La felicidad es la certeza de no sentirse perdido.”

  Para acabar, solo me queda decirte que nunca olvides lo más importante de esta vida, y que resumió Pearl S. Buck de esta forma:

“Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.”

Deja un comentario

Reinventarnos y empezar de nuevo

Recuperar nuestra autoestima y mantenernos activos es fundamental

Recuperar nuestra autoestima y mantenernos activos es fundamental

Cuando uno se queda sin trabajo y todo parece ya perdido, podemos encontrar una esperanza. La luz que alguien encuentra en forma de transformación personal y profesional es vital para progresar. El paro es un momento de transición por el que pasamos muchas veces con dolor y crisis personal importantes. Reinventarnos tanto personal como profesionalmente nos lleva a otra dimensión que, sin tener que ser la definitiva, sí puede marcar el principio de una nueva vida.

Cambio de rumbo

Tenemos una elección: arar un nuevo camino o dejar crecer las malezas.” (Jonathan Westover)

La vida está llena de vaivenes que nos pueden hacer dudar de nosotros mismos cuando las cosas van mal. De esta manera, quedarse desempleado amenaza la seguridad de muchos, y no sin razón.

Cuando resulta que nos identificamos tanto con nuestro trabajo, actividad y entorno laboral, compañeros, seguridad económica… es lógico que,  al desaparecer de repente todo ello, uno se sienta confuso, desorientado y con un bajón de autoestima.

Es fundamental que otras parcelas de nuestra vida puedan compensar esa pérdida, como nuestra pareja, familiares, amigos, aficiones, etc. Se trata de una etapa de duelo en la cual nos tenemos que despedir de lo anterior y abrirnos a lo nuevo. Claro que para conseguirlo conviene recuperar nuestra actividad, salir al mundo exterior, quedar con gente y no quedarse “parado”.

Siendo también la situación económica crucial en nuestro bienestar, necesitamos conseguir equilibrarnos emocionalmente para no dejarnos arrastrar por el miedo y la desesperación. Es importante buscar ayuda profesional si hace falta, y no olvidar lo que sugiere esta frase:

“La vida es 10% lo que te pasa y 90% lo que haces con lo que te pasa.

Orientación profesional

Si atravesamos una crisis fuerte de ansiedad o depresión, lo recomendable es acudir a un psicólogo o/y psiquiatra.

Ahora bien, si a pesar del dolor y de no estar en nuestro mejor momento emocional, uno se decide a “salir del pozo” y crearse una nueva vida, entonces puede ser buena idea buscar el acompañamiento de un Coach.

Lo que uno necesita en primer lugar es saber lo que quiere. Si deseamos avanzar, pero no sabemos hacia dónde, es una pérdida de tiempo y energía esforzarse. Tomar conciencia de cómo nos encontramos, de cómo somos realmente , de en qué punto estamos, de qué queremos hacer con nuestra vida… es un aspecto de vital importancia.

Si reorientamos nuestra vida y nos reinventamos, logramos sobreponernos a las circunstancias y nos fijamos nuevos objetivos profesionales. El compromiso con nuestros objetivos nos mantiene motivados y con energía para ir tras lo que queremos.

“Si quieres mantenerte joven, ten en mente más proyectos que recuerdos”.

Encontrar un nuevo propósito profesional

Ya que tenemos la oportunidad de empezar de nuevo, ¿por qué no aprovecharla y buscar un trabajo que nos satisfaga más que el anterior?

Si en el anterior trabajo uno tampoco se sentía realizado, la clave ahora está en encontrar un empleo en el cual pueda aprovechar mejor sus talentos personales. De esta forma,  seremos capaces de aportar mucho más valor a nuestra nueva empresa o clientes, según decidamos trabajar por cuenta ajena o como autónomos.

“Procura conseguir lo que te gusta o te verás obligado a que te guste lo que no te gustará”. (G.Bernard Shaw)

La relevancia que tiene encontrar un trabajo que guarde relación con nuestros gustos e intereses y que esté en consonancia con nuestras fortalezas, lo que se dice descubrir nuestra pasión o vocación, no es menor, sino que es lo que marca la diferencia entre creer en nosotros y en nuestro éxito, o no hacerlo. Brian Tracey lo manifestó así:

Me di cuenta que cada persona exitosa con la que he hablado tenía un punto de inflexión. El punto de inflexión fue que cuando tomaron una decisión clara, concreta e inequívoca de que iban a alcanzar el éxito. Algunas personas toman esa decisión a los 15 y otras a las 50, y la mayoría de las personas nunca la toman. “

¿Estás dispuesto a tomar la decisión de reinventarte? ¿Cuál es tu propósito profesional para el nuevo año?

A %d blogueros les gusta esto: